La intermediación financiera, el negocio de los bancos

Para muchas personas es obvio cuál es el negocio de los bancos; de hecho, si crees que el negocio de los bancos son las comisiones que cobra por los “servicios” que presta, entonces esto implicaría que el negocio bancario no es tan obvio para ti. El negocio de los bancos (el principal), es conocido como “intermediación financiera”. En el sistema financiero, existen dos tipos de intermediación financiera, la intermediación financiera directa e indirecta; en la banca, más específicamente, el negocio es la intermediación financiera indirecta, pero primero definiremos lo que son ambas figuras antes de seguir adelante.

La intermediación financiera se puede definir como la actividad mediante la cual se toman los fondos de los agentes superavitarios para ser colocado en forma de préstamos y/o créditos e inversiones a los agentes deficitarios, consiguiéndose ganar la diferencia entre las tasas de interés diferenciadas entre ambas. Vamos a definir esto paso por paso.

¿Quiénes son los agentes que intervienen en la intermediación financiera?

El negocio de la banca es fundamental para conseguir una verdadera inclusión financiera en muchos sectores de la población, este negocio se da en tres frentes, es decir que existen tres agentes que intervienen:

Los agentes superavitarios:

Son aquellas personas naturales o jurídicas quienes generan una mayor cantidad de ingresos de los que necesitan de forma inmediata y quienes pueden acumular dichos excedentes en forma de ahorros o inversiones. Estos agentes pueden en cualquier momento convertirse en deficitarios dependiendo de sus planes de inversión.

Los agentes deficitarios:

Son personas naturales o jurídicas quienes, en un momento determinado, requieren más dinero del que están generando, por lo que requerirán ciertas cantidades de dinero o bienes consumibles o bienes muebles e inmuebles, para la ejecución inmediata de sus planes de inversión. Estos agentes llegado cierto momento podrían convertirse en agentes superavitarios.

El intermediario financiero:

Es toda persona jurídica, debidamente autorizada por las entidades gubernamentales correspondientes, para operar con fondos del público, “aceptando o no” el riesgo de las operaciones que se realicen, según sea el caso.

El negocio de la intermediación financiera:

Le llamamos intermediación financiera al hecho o labor en virtud del cual el intermediario recibe los fondos del agente superavitario y los coloca en forma de préstamos, créditos o inversiones en los agentes deficitarios, pactando para ambas operaciones (la de captación y colocación) ciertas tasas de interés. A toda operación de captación de fondos de los agentes superavitarios se le conoce (en banca) como operaciones pasivas; así pues, a toda operación de colocación de dichos fondos en los agentes deficitarios se le conoce como operaciones activas; sin embargo, esta denominación de operaciones activas y pasivas solo se utilizarán en la intermediación financiera indirecta, ya que en la intermediación directa la operación es activa y pasiva a la vez dependiendo desde que punto de vista se le mire.

Diferencia entre la intermediación financiera directa e indirecta:

La intermediación financiera, es aquella en la que los agentes, tanto deficitarios como superavitarios, reciben de forma “indirecta” los “riesgos de la operación”; esto es, que los agentes no aceptan el riesgo sino el intermediario. Un ejemplo de esto es la banca comercial, en la que los bancos son los intermediarios, y son quienes reciben las colocaciones (operaciones pasivas) de los clientes ahorristas (agentes superavitarios) para colocarlos en forma de préstamos, créditos o inversiones en los agentes deficitarios (prestatarios), en esta figura el ahorrista no asume el riesgo de que el prestatario no pague su préstamo, el ahorrista (de todas formas) recibirá su dinero y sus intereses cuando decida retirarlos del banco, ya sea que el prestatario pague, o no, sus préstamos, quien asume el riesgo de dicha operación es el banco (intermediario financiero) por lo cual la intermediación de los agentes es indirecta. Podemos resumir lo expuesto con la siguientes alegoría: Si una empresa (deficitario) requiere dinero (US$ 250,000.00 por ejemplo) para comprar una maquinaria, este se verá forzado a pedir el dinero en préstamos, aceptando por ello un costo por dicho dinero (de 17% anual por ejemplo), sin embargo son muy pocas las personas que aceptarían prestarle puesto que posiblemente muy pocas tengan la cantidad de US$ 250,000.00 y porque posiblemente ninguna quiera aceptar el riesgo de que el crédito no sea pagado; sin embargo, tenemos por otro lado a una persona natura (Juan Pérez, por ejemplo) quien tiene un excedente de US$ 10,000.00 que le fue pagado como compensación y no desea gastarlo, Juan Pérez prefiere tenerlo seguro en el banco y como compensación recibirá un interés del 1% anual (por ejemplo). Aunque Juan Pérez desee ganar 17% anual por su dinero, no querrá acepar el riesgo, además de que se necesitarían 25 Juanes Pérez para poder prestarle a la empresa, por lo que el negocio de prestar el dinero a la empresa deberá pasar por un intermediario; entonces, el banco recibirá los ahorros de muchos Juanes Pérez, los juntará y se lo prestará a la empresa, a los Juanes se les pagará el 1% y de la empresa se cobrará el 17%, la diferencia entre el 17% y el 1% (16% anual) se le conoce como Spread Bancario, y es el principal negocio de la banca comercial y es lo que configura la intermediación financiera indirecta, en la cual el intermediario (banco) acepta el riesgo de toda la operación, pues pagará a todos los Juanes y además se verá forzado a cobrarle a la empresa en caso de incumplimiento.

Por otro lado, la intermediación financiera directa se llevará a cabo en la Bolsa de Valores (por ejemplo) en la que un inversionista (agente superavitario) desea ganar dinero comprando acciones de alguna empresa (agente deficitario) que esté cotizando sus acciones en la Bolsa. La Bolsa de Valores de Lima, por ejemplo, aceptará la operación en la que el señor Juan Pérez compra acciones de la empresa Backus S.A. en valor de US$ 10,000.00; la operación no es ni activa ni pasiva, y el intermediario financiero (la Bolsa de Valores) no acepta el riesgo de la operación, lo que quiere decir que, si las acciones de Backus S.A. bajan, quien perderá dinero será Juan Pérez y no la Bolsa de Valores. En este caso el riesgo los asume los agentes de forma “directa”, de ahí su nombre “intermediación financiera directa”.

Ya que se entiende ahora cual es el negocio del banco, para poder procurarse el mejor cumplimiento de este negocio, los banco han creado una serie de productos de operaciones pasivas, como las cuentas de ahorro, cuentas corrientes, fondos mutuos, etc.; y también de operaciones activas como créditos, prestamos, leasings, etc.; pero además, a parte de las operaciones activas y pasivas, el banco cuenta con una serie de servicios que complementan su negocio; así es que, el negocio bancario (intermediación financiera indirecta) está constituido por operaciones activas, pasivas y servicios. En el siguiente artículo vamos a ver cuáles con las operaciones activas y sus características.