Archivo el febrero 20, 2019

La historia del comercio internacional 2019

El comercio es una de las actividades socioeconómicas más importantes en la actualidad, y es por definición, una actividad de intercambio de bienes en todo mercado. Aunque actualmente se utiliza el papel moneda y hasta el dinero plástico, no siempre fue así; el comercio ha ido evolucionando desde los primeros trueques, pasando por la invención de la moneda, hasta llegar al comercio internacional y traspasando las fronteras de lo, antes, imaginado, hasta llegar al comercio electrónico actual; pero ¿Cómo ha sido el largo trance que nos trajo desde los intercambios, hasta el complejo sistema de comercio internacional que vivimos actualmente?

Mapa ilustrado que representa el viaje del mercader veneciano Marco Polo (1254 – 1324) por la ruta de seda a China. (Foto por MPI / Getty Images)

Llamamos prehistoria a aquella época en que no existió la escritura y; por consiguiente, no tuvimos la forma de comunicar a largo plazo la historia del día a día, sin embargo los investigadores han estudiado la prehistoria, a través de los vestigios que, a manera de pistas, ha dejado el ser humano, gracias a estos vestigios hemos conseguido conocer muchos sobre esta época del hombre. En épocas primitivas existió siempre la tendencia a intercambiar objetos. Fue sobre todo a partir del neolítico, cuando al especializarse cada individuo, familia o grupo social, en una actividad determinada se hicieron necesarias las relaciones comerciales. Todo esto fue posible solo a través de la revolución agrícola; la primera de las grandes revoluciones que marcarían el desarrollo de la humanidad.

Durante los tres estadios de la época que, Engels llamó “el salvajismo”, (gracias a las investigaciones de Lewis H. Morgan), fue cuando el género humano abandonó los arboles poco a poco, alimentándose de frutos y vayas, entre los arboles y el suelo; hasta que, durante el estadio intermedio, finalmente empezó el empleo del pescado, crustáceos, moluscos y otros animales acuáticos, como alimento, gracias al empleo del fuego, pues sin este no se hubiese podido emplear el pescado plenamente como alimento. Con este nuevo alimento los hombres se hicieron independientes del clima, y de los frutos de los árboles, e hizo posible el poder migrar a través de los cursos de los ríos y de las costas de los mares, aún en estado salvaje, y poder diseminarse por la tierra. Los toscos instrumentos de piedra sin pulir de la edad de piedra, que conocemos como paleolítico, se encuentran desperdigados por los continentes y constituyen una prueba de las migraciones realizadas. Gracias a la invención del arco y la flecha, inicia la época de la caza, y con este instrumento se vuelve la caza una actividad regular. Es en la época que Engels llamó “barbarie” en que empieza el empleo de la alfarería, y son las vasijas diseminadas por los continentes las pruebas de los avances a través de los muchos años. El rasgo característico del período de la barbarie es la domesticación y cría de animales y el cultivo de las plantas. (Engels, 1891).

Es justamente en el estadio superior de la barbarie cuando inicia la fundición del mineral de hierro, y con este la creación del arado de hierro; esto sumado a la domesticación de los animales para el trabajo, trajo consigo un incremento enorme en la eficiencia del cultivo de cereales, granos y demás cultivos para la alimentación; después de un tiempo, las cosechas serían tan grandes que ya no serías solamente para la alimentación de sus productores sino que los excedentes servirían para el intercambio con otros bienes; y sería este el inicio de la propiedad privada y de la riqueza de los pueblos, acaba de nacer el comercio.

Las primeras civilizaciones urbanas del Oriente Próximo, China e India, conocieron el primer periodo histórico de gran desarrollo comercial. En el área mediterránea y europea, los fenicios y griegos sirvieron de intermediarios entre las zonas económicamente desarrolladas del Oriente Próximo, y las regiones atrasadas del mediterráneo occidental. La moneda se convirtió en el medio de pago fundamental. (Salvat 2009)

La invención de la moneda, no fue un fenómeno fácil, ni mucho menos rápido. Luego de varios siglos de intercambio y comercio, por fin es en el siglo VII antes de cristo, fue cuando se inventaron las primeras monedas; fueron los griegos, en la actual Turquía, quienes lo hicieron, con aleaciones de oro y plata y acuñadas con martillos, poco después surgirían en China e India, sus primeras monedas, con lo que ya tenemos las diferentes divisas y por consiguiente el “tipo de cambio”. El valor de la moneda dependía del metal usado en su composición (oro, plata y bronce), además del peso de la moneda también determinaba su valor. Varios siglos después, en el siglo XVII surgiría el sistema fiduciario. Los primeros billetes surgieron en Suecia; esta nueva forma de dinero estaba basada en la confianza, ya que un numero impreso en el papel indicaba su valor; pero sin embargo este dinero estaba respaldado por oro en los bancos de los países que lo emitían; el patrón del oro fijaba la equivalencia de una divisa con el precioso metal, este patrón indicaba que los billetes podían ser intercambiado por una cierta cantidad de oro y el oro por billetes a una tasa de cambio fija. Este sistema encontraría su fin entre el final de la primera guerra mundial y la gran depresión, sustituyéndose por un sistema puramente fiduciario, y al no estar respaldado, el dinero, con oro, dio lugar a las especulaciones, a las fuerzas del mercado y la inflación.

Tras el invento de la moneda fue el Imperio Romano que, con su extensa red de caminos, ciudades estado, puertos y un ejército que mantuviera el orden en un extenso territorio, constituyó en Roma, la primera gran área de libre comercio del mundo occidental; así pues, durante mas de mil años se experimentó un gran crecimiento del comercio, en el que incluso los seres humanos se convirtieron en mercancías; en su periodo de mayor auge en la antigüedad. A esta época pertenecen los grandes avances en navegación, que hicieron pasible el comercio con lugares tan distantes como China e India, esta vez en cantidades mucho mayores que ninguna época previa. También se tuvieron rutas comerciales como la ruta de seda, que fue una red  comercial organizada a partir del negocio de la seda china; finalmente, los viajes de Marco Polo traerían la llegada de nuevos productos y especias desde lugares antes inexplorados, sin embargo, marcarían también el final de la era de exploración y comercio mundial, e iniciarían el largo periodo que conocemos como Edad Media. Fue con la llegada de la edad media cuando se produce la decadencia del comercio; a partir del siglo V, las invasiones bárbaras, rompieron la unidad comercial del mediterráneo desapareciendo casi por completo los intercambios comerciales internacionales en el mundo occidental.

Durante la Edad Media, se creo un nuevo centro mundial de comercio en Oriente Medio, y fue el mundo islámico, quien aseguró la continuación del comercio entre las culturas asiáticas (china e India), y el mundo mediterráneo-europeo. Los mercaderes musulmanes dominaron durante siglos el comercio internacional, tanto las rutas terrestres como la ruta de la seda, como las rutas oceánicas, en el Océano Indico, mar Mediterráneo y el mar Rojo. En el siglo XIII comienza un rápido proceso de recuperación de las ciudades europeas y con estas, una recuperación prodigiosa del comercio, tanto dentro de sus fronteras, como del comercio internacional. Numerosas ciudades europeas como, Venecia, Génova y Barcelona reanudaron las relaciones comerciales directas con los países del mediterráneo oriental; mientras que, en costas atlánticas, se creaba la Hansa, una asociación de ciudades alemanas, y escandinavas que controlaban el comercio en el mar del norte y el mar Báltico.

La llegada de la edad moderna, nos trajo gigantescos avances en comercio internacional, gracias al descubrimiento de nuevas rutas, así como el descubrimiento del nuevo mundo por parte de las potencias Ibéricas, España y Portugal; esto creó rutas comerciales intercontinentales, a través del Océano Atlántico y el Océano Pacifico. Posteriormente con el surgimiento de las nuevas potencias: Inglaterra, Francia y los Países Bajos, el comercio internacional quedó en manos de los países europeos occidentales; y, el principal medio de comercio fueron los barcos; sin embargo, existían muchos problemas en el mundo entero para el comercio, como las leyes proteccionistas de muchos estados que obligaban a sus ciudadanos a comprar productos locales; el mal estado de las rutas terrestres, elevados peajes y el bajo poder adquisitivo de las personas, causaron que los productos del comercio internacional fueran artículos de lujo separados solamente  para las clases pudientes. Fue en este espacio de tiempo, en que llegó la segunda gran revolución del ser humano. Fue la revolución industrial, iniciada en Inglaterra durante el siglo XVIII, la que cambiaría esa situación. El resto de los países occidentales y el Japón entrarían, también en esta etapa de desarrollo industrial en el siglo XIX. Gracias a la industrialización y la invención de la locomotora, las personas abandonarían las áreas rurales para concentrarse en las grandes ciudades, para trabajar en fábricas, esto cambiaría el comercio internacional para siempre; los bienes de consumo ya no serían, más, bienes de lujo. Las antiguas barreras al comercio, como los elevados peajes y las legislaciones proteccionistas desaparecerían gradualmente; el ferrocarril, así como el barco a vapor, permitieron el traslado masivo de personas y mercancías, con una eficiencia antes inimaginable, y crearía, por fin, un mercado mundial.

Durante el siglo XX con la invención de los nuevos medios de transporte como el automóvil y el avión; así como el desarrollo de nuevas tecnologías de las telecomunicaciones (radio, televisión, publicidad) y finalmente la revolución informática; el mundo se convertiría, finalmente, en la aldea global que es hoy en día. Surgiría finalmente la nueva era, con las supercarreteras de la información y alentadas por una economía cada vez más acelerada, se crearían zonas de libre comercio, tratados de libre comercio, zonas económicas nuevas como la zona del Euro, y finalmente empresas globales cuya capitalización bursátil las convierte en entidades económicas más grandes que muchas naciones del mundo moderno. En esta nueva era la economía no podría subsistir sin el comercio internacional, es el motor de nuestras economías locales y gracias a esta que las ciencias, las tecnologías y los conocimientos del mundo son compartidos a través de las fronteras de los países haciendo de este un mejor mundo para vivir. Sin importar lo que suceda los próximos años, el comercio internacional es una realidad creciente en el mundo y ha llegado para quedarse.

Los e-book readers o ereaders y el futúro de la lectura

La invención de la tinta electrónica ha cambiado la vida de muchos lectores. A través del desarrollo de la tinta electrónica se ha dado un paso gigante en el desarrollo de los “Lectores de libros electrónicos”, mas conocidos por el anglicismo de “e-book reader”, que han visto (en Europa, Asia y Estados Unidos) un mercado gigante y una nueva forma de hacer negocios para las librerías como Burns & Noble. No vamos a tocar temas técnicos de cómo funciona esta tecnología sino más bien de ergonomía; sin embargo, debemos aclarar conceptos, pues si bien, para los usuarios de esta tecnología las cosas están muy claras, es a los nuevos usuarios y a los que desean ser usuarios, a los que está dirigido este artículo.

Los e-book reader son aparatos, medianamente, parecidos a una Tablet y permiten la lectura de libros en distintos formatos como DOC, DOCX, PDF y el nuevo formato de los libros electrónicos: EPUB. Los e-book reader actuales funcionan con pantallas de tinta electrónica que son muy diferentes a las pantallas de las tablets y teléfonos celulares. La pantalla de tinta liquida consta de tres capas: una lámina plástica, un polímero en estado liquido (parecido a la tinta) y un red de micro transistores; esta tinta funciona gracias a que en un ambiente liquido flotan millones de capsulas con partículas de titanio blancas y negras la tinta está cargada electromagnéticamente para reaccionar al impulso de los micro transistores que al emitir un impulso pueden llevar las partículas negras a la superficie o las blancas, consiguiendo el efecto de un pixel. De esta forma la pantalla de tinta electrónica solo requiere un impulso cada vez que cambias de pagina al libro, luego de lo cual se apaga a pantalla mostrando la página que estás leyendo; así pues, la pantalla de los e-book reader, no están hechas para mostrar imágenes en movimiento, sino simplemente estáticas, lo cual ha dotado a estos aparatos de una gran autonomía de batería. En mi experiencia personal los e-book reader que tengo me duran en promedio de 3 semanas a 3 meses de una sola carga dependiendo de su uso.

Como había mencionado, entre los usuarios de esta tecnología las cosas están muy claras con respecto a su utilización, ahora vamos a ver los pro y contras del uso de estos aparatos.

e-Book reader versus libro

El primer punto que tocaré, y que considero más importante, es en qué casos es mejor un e-book reader que un libro (clásico de papel). Pues bien, la respuesta es sencilla: Cuando la lectura es lineal; es decir, cuando quieres leer un libro desde un punto A, a un punto B, los e-book reader tienen toda la ventaja; no obstante, cuando la lectura es una lectura de estudio en el que se deben regresar todo el tiempo a una página anterior, estudiar de forma detenida gráficos, tablas, esquemas, dibujos, fotografías, etc., un e-book reader será completamente inservible. Ahora bien, no toda lectura científica o de estudio se basa en tabas o gráficas, sino que además muchas lecturas que no cuentan con ilustraciones, pero se requiere regresar muchas veces de páginas, o comparar – por ejemplo – dos teorías de autores diferentes, en un mismo libro o en libros separados; en esos casos la lectura con un e-book reader es muy deficiente. Entonces, cuando la lectura es de estudio, pero de un texto que por su naturaleza se deba leer de forma constante, como un libro de historia, entonces el e-book reader es muy recomendable; finalmente, cuando la lectura sea recreativa – por ejemplo – una novela, una obra de teatro, un cuento; o sea, cuando se pretenda leer literatura en general, la mejor opción es un e-book reader. Consideremos lo siguiente: Un e-book reader tiene las ventajas de que su pantalla de tinta liquida asemeja bastante bien las paginas de papel, no brilla ni genera retroiluminación, por lo que no cansa la vista, como sí lo hace una pantalla de computadora, la pantalla de una Tablet o de un celular, por lo que el disfrute de la lectura es muy parecido a cuando se lee un libro de papel impreso; además, el hecho de que la pantalla de tinta electrónica de los lectores de libros electrónicos no retroilumine, hace que la pantalla esté virtualmente apagada mientras vas leyendo una página, por lo que solo usará carga eléctrica cuando cambies de página, esto hace que el reader tenga una autonomía de batería muy extendida, se puede usar incluso por meses sin necesidad de cargarlo, además de que en un “espacio muy pequeño” puedes llevar cientos de libros; de hecho, en un reader puedes cargar suficientes libros para leer una vida entera. Esto hace que un e-book reader sea un aparato fabuloso para poder salir de viaje y seguir con tus lecturas recreativas favoritas, e incluso con algunas lecturas de estudio, sin cargar mucho papel, en poco espacio y con gran comodidad; sin embargo, si lo que deseas es estudiar biología. matemática, contabilidad, etc., será necesario sentarse a la mesa y abrir pesados volúmenes.

No es una tablet

Una de las cosas que hay que tener en mente, especialmente a los lectores que utilizan la Tablet con programas como Aldiko, o aplicaciones parecidas, es que el e-book reader no es una Tablet; si lo compras pensando que será como tu nueva Tablet te decepcionarás mucho. Un e-book reader, es solamente un lector de libros electrónicos y punto, solo sirve para eso, y solo fue diseñado para eso. No tiene juegos, ni aplicaciones divertidas y la única razón por la que se conecta a internet es si quieres comprar algún libro nuevo en internet, no tiene más funcionalidades, está construido para que leas cómodamente, para nada más.

Existen varias marcas en el mercado, incluso he visto que ya existen muchas marcas chinas que los están produciendo, aunque no se si utilizarán la misma tecnología de tinta electrónica o una parecida; sin embargo, si daré fe de las que he probado. En el mercado las principales marcas son Sony y Kindle, incluso muchos usuarios conocen a los e-book reader con el nombre de Kindle, así como muchas personas en Perú, Ecuador, Guatemala y Paraguay llaman Pirex, a cualquier recipiente de cocina hecho de vidrio; en fin, existe otra marca de la que me he vuelto usuario frecuente, pues ya he tenido en mi poder tres versiones de sus e-book reader; me refiero a la marca Nook, producida por las librerías estadounidenses Barnes & Noble.

¿Qué hay para el futuro?

Existen muchos modelos de e-book reader de la marca Nook; personalmente he utilizado la GlowLight en sus tres versiones, y me han parecido un aparato excelente, debo observar que en la primera versión traía una ranura para ampliar la memoria interna, sin embargo en la segunda versión fue suprimida, la verdad es que eso no molesta mucho debido a que, como ya he indicado, este aparato existe para leer libros, y en su memoria interna se pueden cargar suficientes libros para una vida, por lo que no es necesaria dicha ranura. También en la primera versión traía unos botones (físicos) para intercambiar las paginas, que fueron suprimidos en la segunda versión, y que por suerte reaparecieron en la tercera versión, ya que son bastante útiles para cambiar las paginas sin tocar la pantalla del e-book reader. El Nook GlowLight puede conectar a internet (aunque esto aumenta el consumo de batería) y se conecta a la tienda, desde donde se pueden comprar miles de libros a precios bastante cómodos y descargarlos directamente desde la librería al e-book reader, desafortunadamente para los usuarios latinoamericanos, Barnes & Noble no acepta tarjetas de crédito que no sean de los Estados Unidos (al menos no acepta mis tarjetas de Perú), por lo que no se puede comprar sus libros; y pues, para comprar sus lectores de libros hay que estar en Estados Unidos o pedirle a algún amigo que nos lo traiga; afortunadamente, se puede conectar el aparato a la computadora y cargar directamente en él libros en los principales formatos como PDF, DOC, DOCX o EPUB, e incluso si compraste libros desde cualquier otra librería en línea y lo tienes en Adobe Digital Editions, puedes cargar libros en tu Nook sin problemas.

La marca mas vendida en este mercado es Kindle de Amazon, que te permite todas las ventajas que hemos visto con Nook, e incluso algunas otras, como la capacidad de poder enviarte libros a un buzón de correo electrónico de tu Kindle y descargarlo cuando estés conectado a Internet, así como la capacidad de acceder a la gran biblioteca de Amazon.  Todos estos lectores (Nook, Kindle y Sony) cuentan con una luz led que nos permite leer los libros de noche (lo que obviamente disminuye el tiempo de autonomía de la batería), y se les están agregando constantemente nuevos avances, lo que nos hace preguntarnos ¿qué es lo que nos depara para el futuro estos aparatos?, la verdad es atractivo pensar como será el futuro de esta tecnología, quizá lectores de libros serán enrollables y se podrá descargar diariamente los diarios en él; en fin, no lo sabemos todavía, pero es una tecnología que ha llegado para quedarse. Aunque les confieso algo de lector a lector: Leer un clásico libro y oler sus paginas mientras lo haces nunca será reemplazado por ninguna tecnología, y siempre guardará un atractivo en quienes siempre lo hemos hecho así. 

Resumen de “Inclusión financiera en América Latina y el Caribe”

El estudio que nos presenta María José Roa en el boletín del Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos, nos presenta como premisa los problemas de inclusión financiera en América Latina y el Caribe, basados principalmente en el acceso al crédito a través de tres dimensiones principales, que son acceso, uso y calidad. El estudio se centra el acceso al crédito desde los frentes de la oferta y un uso correcto, además se enfoca en otros factores como la bancarización y el correcto uso de las herramientas que ofrecen los bancos; así pues, se enfoca en también en la cultura financiera y demás factores que estaremos analizando a continuación.

La inclusión financiera como tal ha sido bastante bien definida por los autores citados en el articulo entre los que tenemos a la Asociación Global de Inclusión Financiera, quienes nos indican, conjuntamente con el Grupo Consultivo de Ayuda a los Pobres, que inclusión financiera está definida como “situación” en la cual los adultos en edad de trabajar incluidos los que no tiene acceso al sistema financiero tiene acceso a los siguientes servicios financieros: Créditos, ahorros, pagos y seguros, siempre y cuando dichos servicios sean efectivamente brindados por entidades formales, que en un sentido más amplio es lo que en Perú conocemos como “entidades reguladas”, de lo cual extraemos que se trata de conseguir que las personas consigan o logren obtener créditos de entidades reguladas, así pues, aprendan a generar ahorros, a través de cultura financiera y que utilicen las herramientas que la banca pone a su disposición. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, indica además que como inclusión financiera podemos observar un “acceso asequible, oportuno y adecuado”, a una cierto abanico de productos financieros o herramientas de la banca moderna, nos habla de una amplia gama de dichos productos; pero además, nos habla de productos prolijos y estudiados a la medida de los no incluidos, que para este estudio entenderemos, son los micro empresarios y la PEA de los estratos económicos más bajos, para quienes además de ofrecerles productos a medida, dichos productos deben ser innovadores, hablamos de sistemas de microfinanzas a medida de sus niveles de informalidad, así como productos de cuentas de pagos de haberes, de cuentas de CTS (en Perú) y demás productos de propicien el ahorro en estos sectores en los cuales aparentemente menos del 10% de la población (en estudio) podía generar algún tipo de ahorro y que dicho ahorro no se encontraba bancarizado. Acá la primera observación que podemos hacer es que, además de generar inclusión financiera en la forma de microcréditos también se busca “pequeños” superavitarios que puedan cooperar con que este negocios se mantenga, porque la intermediación financiera a través de la cual se debe mantener la inclusión financiera no deja de ser un negocio y que dicho negocios debe permanecer rentable para que exista sentido en hacer dicha inclusión, recordando que el asistencialismo a nada bueno nos ha conducido durante la triste historia latinoamericana, en la que una falás inclusión asistencialista ha demostrado no ser eficaz en la lucha contra la pobreza lo cual demostraría la contradicción lógica, demostrando que el asistencialismo no es inclusión social, sino que además sería todo lo contrario; razón por la cual, la inclusión verdadera debe mantenerse como un negocio de intermediación en el que el sustento de la inclusión se mantenga económicamente a sí mismo, y así también haya banca para los más pobres.

Tratando justamente sobre las dimensiones del presente estudio Roa (2013) nos habla de “la naturaleza multidimensional de la inclusión financiera”, tratando de sus tres dimensiones ya mencionadas: acceso, uso y calidad. Y por supuesto cuando hablamos de acceso, es fácil entender que durante los años 80’s y 90’s, ciertos sectores más bajos de la sociedad no tenían acceso, pues los créditos estaban hechos mas para sectores más formales, además  los costos inherentes a la cuentas de ahorros, corrientes, y seguros en sus distintas clases estaban estudiadas para aquellos que representaban un mercado más atractivo para la banca, los mismos que por inherente naturaleza eran los que gozaban de una mayor capacidad adquisitiva, y a demás tenían una mayor educación, no solo científica, en las diferentes ramas del saber humano, sino que hablamos de un elevado conocimiento de finanzas y de utilización de los medios financieros lo que termina siendo fundamental para que exista “acceso” al crédito puesto que con un bajo conocimiento en finanzas, además devienen problemas como el sobreendeudamiento lo que generalmente nos lleva a problemas de pago, por lo que la falta de educación financiera nos trae consigo el principal problema: los elevados niveles de mora; que a su vez nos llevaría a la insustentabilidad de las microfinanzas; así pues, como ya hemos dejado por sentado, la inclusión debe refugiarse en la sustentabilidad de un negocio para que sea inclusión real y no un mero asistencialismo.

Cuando hablamos de uso, estamos hablando de la decisión de uso o no de los servicios financieros. Esto viene determinado del conocimiento cabal que se tiene de dichas herramientas y otros factores como la idoneidad de los productos; esto último ha cambiado en los últimos años adaptándose a los nuevos mercados, por lo que este motivo ya no tiene mucho sentido desde la primera década des este siglo, por lo que la mayor motivación que explica, a falta de uso de herramientas financieras más adecuadas (llamémosle modernas), es básicamente por el desconocimiento de las herramientas, de las microfinanzas, de las finanzas personales y de los productos complementarios de la banca.

Los que nos puede costar un poco más de análisis al respecto se trata de la última dimensión que nos deja el autor del boletín; pues, la calidad ha sido uno de los factores que ayudaría mucho a que se consiga una correcta inclusión financiera; ahora bien, esta calidad se ve en ambos lados, por una lado la calidad de las evaluaciones así como la otorgación, el autor nos señala en su informe como ejemplo, lo sucedido con las hipotecas subprime, intentando inclusión convirtiendo a todos los usuarios en dueños de sus casas, demostró ser un pésimo antecedente para la inclusión en América Latina y el Caribe (en adelante ALC), puesto como calidad, no todos son sujetos de otorgación por cuanto no se puede incluir a todos en la inclusión en una primera etapa; pero no serán sujetos de exclusión, sino que clase de inclusión sería si se excluyen agentes económicos que bien podrían tener gran potencial futuro. Una primera etapa para este grupo sería primero acrecentar la educación financiera e impulsar los programas de ahorro y el crecimiento de sus fuentes de ingresos, ya se ha visto en la historia que lo fundamental al pretender créditos son las fuentes de ingreso y no así las garantías; las garantías en sí, son una parte pequeña de las evaluaciones, lo fundamental es la fuente de ingreso que genera el agente y que se convertirá en sus futuros pagos, por lo que es fundamental estabilizar dichas fuentes de ingreso impulsando una cultura de ahorro, con lo que se llevaría adelante una inclusión real, pues después este mismo agente será sujeto de créditos y demás instrumentos financieros, además de que sus ahorros darán el impulso adecuado a las microfinanzas, pues gracias a los superavitarios se presta a los deficitarios.

En el numeral 2.2 el autor nos acerca al estudio del lado de la oferta, en cuanto a acceso y uso de las herramientas financieras, en el que podemos ver que la principal fuente de información para el análisis, son a su vez, estudios realizados por los bancos centrales de los diferentes países de ALC, cuya recolección demanda de distintas herramientas. Para resumir, la información más confiable nos muestra que, por ejemplo, la cantidad de cajeros automáticos ha crecido (hasta el 2011) en un 10.49%; además, las agencias bancarias han crecido en un 6.12% anual. Ahora bien, María José Roa (2013) indica que: “En cuanto al uso de servicios financieros del sistema bancario, en ALC se puede observar que en 2011 la cantidad de cuentas de depósitos era poco más del doble de la cantidad de cuentas de crédito (1,258.78 y 579.88 respectivamente). Empero, la proporción de depósitos con respecto al PIB era casi igual que la de créditos (34.21% y 35.77% respectivamente). A pesar de que los valores de las variables crecieron durante el periodo posterior a la crisis de 2009-2011, el crecimiento de la cantidad de cuentas fue casi el doble para las de crédito que para las de depósitos (un 10.12% contra un 5.17% anual). Incluso su proporción con respecto al PIB creció en un 12.71% para los créditos y en un 8.26% para los depósitos.”, con estas cifras muy precisas podemos ver de manera amplia el escenario.

Por otro lado, la demanda no puede ser pequeña en ALC, debido a que es un mercado emergente y pujante listo a tomar las oportunidades que se les otorgue en cuanto a servicios financieros. La cantidad de datos presentados en esta sección es bastante completa, por lo que cito lo más importante, (Roa, 2013) indica “Por el lado del ahorro, el 53% de los hogares entrevistados señalaron generar algún tipo de ahorro. De estos hogares, menos del 40% lo hacían a través del sistema financiero formal y más del 80% respondió que utiliza algún tipo de ahorro del sector informal. La convivencia del ahorro en el sector financiero formal e informal es un hecho más que evidente en la región. El porcentaje de hogares que poseía una cuenta de ahorro era en promedio del 51 por ciento.”; además, “En relación con el crédito, su uso era aún más escaso. De acuerdo con la encuesta, en promedio, el 19% de los entrevistados tenía un crédito vigente; de estos el 65% lo recibió del sector financiero formal, mientras que el 21% lo hizo de familiares, amigos, prestamistas y casas de empeño. El uso del crédito sube con el ingreso, pero sólo ligeramente; concluyéndose que para la mayor parte de la muestra el no uso de instrumentos financieros formales en la región no es exclusivo de las clases más pobres, también de las medias y medias altas. Para el caso de economías donde el desarrollo del sistema microfinanciero es alto, como el caso de Bolivia, el uso del crédito del sector financiero formal por medio de bancos, microfinancieras y cooperativas es muy importante.”

Un tema importante dentro de este análisis deviene de las regulaciones locales de las cooperativas y las microfinancieras, puesto que para que exista dicha inclusión debemos ver que los usuarios del sistema financiero puedan sentir que existe transparencia en la información, conjuntamente con la confianza en el sistema, y la confianza viene de la mano de una correcta supervisión por parte del estado, ya se ha visto en ALC pésimos ejemplos de lo que la falta de regulación pueden hacer, en Perú tenemos el ejemplo de CLAE, en el que un esquema Ponzi se trajo abajo la confianza de las personas en la banca y básicamente en el ahorro. Afortunadamente en la región (ALC), las cosas han cambiado, existen más regulaciones por parte del estado en sus figuras en cada nación, en Brasil, Perú y Bolivia existen buenas muestras de controles de inversión y regulaciones, en Perú está representado por la SBS, Superintendecia de Banca Seguros y AFPs, además, observamos que se requiere la protección del estado en cuanto a reclamos justos sobre los servicios prestados, algo que también da señales de cambio en cuanto a los servicios que la banca brinda; así pues, en Perú se tiene el magnífico ejemplo del Protector del Cliente financiero de la ASBANC (Asociación de Bancos del Perú), como ente que recibe los reclamos, ante una queja no resuelta por el banco, además de la intervención de INDECOPI en caso de que aún así no se llegue a satisfacer al cliente. Todo esto cierra el circulo de las necesidades de los clientes para lograr llevar a cabo una inclusión financiera en ALC, puesto que en la mayoría de países de la región se dan estas muestras de cambios con respecto a este segmento del que tratamos en este texto.

Como elaborar un Flujo de Caja para Dummies

Vamos a explicar de forma clara y detallada, qué es un flujo de caja y para que sirve. Un flujo de caja es una herramienta de control gerencial, aunque también puede (y es) utilizada por personas ajenas a la organización, como trabajadores de bancos; así pues, esta herramienta tiene una gran importancia para las organizaciones, y debe generalizarse su uso cada vez más en las PYMEs, debido a que permite conocer cuales son las fuentes de ingreso que una empresa tiene y en qué invierte esos recursos. Cabe recalcar que el flujo de caja no es una Estado de Resultados, el flujo de caja nos indica cuánto ingresa o se cobra y cuánto sale o se paga; no obstante, en el Estado de Resultados se indica por ejemplo cuánto se factura o cuánto se vende porque la venta podría ser al crédito, tampoco se dice cuanto se compra porque podría ser una venta al crédito.

El flujo de caja nos puede dar información histórica, actual y futura, sobre el comportamiento de nuestros movimientos de efectivo; porque a través de éste podemos ver cuánto cobramos en los meses pasado y como se invirtió ese dinero; así pes, también sirve para hacer una estimación de los ingresos y egresos de efectivo, vale decir, lo que realmente va entrar o salir, por lo que cualquier otra partida que no influya en el ingreso o salida de efectivo no es flujo de caja. El flujo de Caja Proyectado recibe también el nombre de “Presupuesto de Tesorería” o pronóstico de tesorería.

Objetivos de la elaboración del flujo de caja

El flujo de caja es una herramienta fundamental pues nos ayudará a cumplir los siguientes objetivos:

1.      En primera instancia el flujo de caja nos sirve para determinar la capacidad que tiene la empresa de generar efectivo, y así poder determinar si la empresa tiene la capacidad de hacer frente a sus obligaciones actuales, y, de haber obligaciones proyectadas, poder prever dichas obligaciones.

2.      Habiendo visto la capacidad de la empresa de generar ingresos, en segunda instancia, el flujo de caja nos servirá para tomar decisiones. La decisión de invertir o la decisión de endeudarse o de bajar los sueldos o cualquier otra proviene de nuestra capacidad comercial o capacidad de generar ingresos.

3.      El flujo de caja nos permite observar el comportamiento de nuestra empresa, lo cual nos dará la capacidad de formular estrategias y políticas saludables para la organización.

Cabe señalar, que pueden existir otros objetivos, pues, los que hemos enumerados son los principales dentro de una organización, pero como ya habíamos visto, los flujos de caja también son utilizados por personas o empresas ajenas a nuestra organización, por ejemplo: El trabajador de un banco, al realizar la evaluación de nuestra empresa para la aprobación de un crédito, tendrá que conseguir información fiel de nuestra empresa para determinar los ingresos y salidas de efectivo (o sea el flujo de caja) para poder determinar nuestro crecimiento, nuestra capacidad comercial y así avizorar el futuro y por consiguiente determinar si tendremos la capacidad de cumplir con nuestros pagos al futuro. Por ende, esta herramienta nos servirá a nosotros y a ajenos para tomar decisiones financieras.

Cómo se elaboran los flujos de caja

El proceso de elaboración de un flujo de caja es sencillo, pero debemos indicar que para que la información nos sea realmente útil, debe ser información fidedigna, real y confiable. Bien, los pasos son los siguientes:

1.      Determinar el periodo para su elaboración.

2.      Determinar el Saldo Inicial.

3.      Determinar el origen de los fondos o ingresos, que son todos los ingresos de dinero en nuestra empresa y pueden ser:

  • Ventas al contado,
  • cobro a clientes (por ejemplo, de ventas de meses pasados al crédito),
  • préstamos,
  • aportes de los socios, etc.

4.      Determinar las salidas o egresos de fondos, estos pueden ser:

  • Pagos a proveedores (no compras, sino cobros),
  • planillas (salarios, cargas sociales, seguros etc.),
  • gastos operativos,
  • gastos generales,
  • pagos de deudas,
  • inversiones, etc.

5.      Con la suma de los ingresos (menos) la suma de los egresos se obtiene el saldo del periodo.

Con esta información elaboraremos de periodo en periodo la siguiente tabla de ejemplo:

Ahora daremos una pequeña interpretación que nos ayudará al análisis posterior:

  • Saldo Inicial: Es la cantidad de efectivo con el que iniciamos el periodo.
  • Ingresos: Son todos los cobros (dinero que efectivamente ha ingresado en la empresa).
  • Egresos: Son los pagos (dinero, que ha salido de la empresa).
  • Saldo del periodo (en este caso mes): Es lo que hemos ganado efectivamente (en dinero), debido a que muchas ventas pudieron haber sido al crédito, y a pesar de que son ventas realizadas no es ganancia en ese momento. Por lo que el saldo del mes es lo que efectivamente entró (o salió de la empresa en caso de déficit).
  • Saldo final: Es la suma de nuestro saldo inicial más el saldo del periodo, y es lo que ahora tenemos después de todas las ventas del mes y agregándole el saldo del periodo anterior. Éste saldo se convertirá en el nuevo saldo inicial del siguiente periodo.

Ahora con esta información, ingresamos la información en una tabla de la siguiente forma:

Haciendo un supuesto de que realizamos el mismo procedimiento durante los próximos meses obtenemos:

Por lo tanto, ya tendremos nuestra información hasta finalizado el mes de abril, con lo que estaremos listos para hacer una proyección de los próximos meses sobre el comportamiento de nuestro flujo de efectivo. Debemos notar además que en el presente ejemplo el Saldo del Mes de Abril es negativo, lo que nos indica que ese mes hemos perdido dinero, din embargo el Saldo final es positivo lo que nos indica que aun seguimos teniendo dinero en la empresa; el déficit de este mes puede explicarse por muchas razones: por ejemplo, por efecto del pago de los créditos conseguidos en enero, o por un excesivo gasto en publicidad o servicios profesionales. Podemos ver que esta herramienta nos brinda la oportunidad de hacer análisis pertinentes sobre nuestra empresa.

En el siguiente articulo realizaremos la proyección y haremos un análisis exhaustivo de la información brindada, por favor háganos llegar sus comentarios.

Los hombres más ricos del mundo 2019

A poco más de un mes de iniciado el 2019 no hay cambios en la publicación de la revista Forbes de Marzo de 2018, donde se revela la lista de los integrantes del exclusivo club de los 3 comas, o sea los billonarios del mundo. La lista es interesante y está ya en el orden en el que pasarán al 2019 de los billonarios del mundo, a menos que algún milagro de la economía cambie las cosas; y es que, la lista está compuesta por 2208 billonarios (multimillonarios) de 72 países del mundo, y contiene datos bastante muy interesantes que pasaremos a revisar a continuación.

Jeff Bezos, CEO de Amazon.com

Los Estados Unidos es el país con más multimillonarios (billonarios) del mundo con 585 multimillonarios, seguido de China continental con 373. El hombre más rico del mundo es el multimillonario dueño de Amazon, Jeff Bezos con una fortuna de 112 mil millones de dólares, seguido por Bill Gates, dueño de Microsoft, en segundo lugar con una fortuna de 90 mil millones; en tercer lugar se encuentra el multimillonario inversionista y ensueño de todos los traders del mundo, el dueño de Berkshire Hathaway, Warren Buffett con una fortuna de 84 mil millones de dólares; así pues, el hombre más rico del mundo, fuera de Estados Unidos es el francés Bernard Arnault en la cuarta posición de la lista con una fortuna de 72 mil millones de dólares. El dueño de Facebook, Mark Zuckerberg con una fortuna de 71 mil millones se sitúa en el quinto puesto; el magnate español dueño de Zara, Amancio Ortega con una fortuna de 70 mil millones se sitúa en sexto puesto de la lista, seguido por el primer latinoamericano y hombre mas rico de América Latina y séptimo hombre más rico del mundo, el magnate mexicano de las comunicaciones Carlos Slim, con una fortuna de 67.1 mil millones; Charles Koch y David Koch, magnates de la industria norteamericana en octavo y noveno puesto. Finalizando el “Top Ten” se encuentra Larry Ellison con 58.5 mil millones. El ex alcalde de Nueva York Michael Bloomberg sigue la lista en la que se puede apreciar también a los co-creadores del gigante de las búsquedas: Google, Sergey Brin y Larry Page; además, la mujer mas rica del mundo es, una de las herederas del imperio Wallmart, la señora Alice Walton en el puesto 16 de la lista de Forbes.

El espacio económico latinoamericano no está exento de la maravillosa lista de 2208 hombres llamados Billonarios (multimillonarios); así pues, como ya habíamos visto, el magnate mexicano Carlos Slim ocupa el primer lugar de los países latinoamericanos seguido por Jorge Paulo Lemann de Brasil en segundo lugar de Latinoamérica y 29avo del mundo; y, Joseph Safra también de Brasil en tercer lugar de Latinoamérica y 36avo del mundo. En latinoamerica, es Brasil el país con más multimillonarios con 42 magnates en total, seguido de México con 16 representantes; le sigue Chile con 11, Argentina con 9, y Perú con 6. Hay 13 países en Latinoamérica sin multimillonarios. Venezuela tiene dos multimillonarios Juan Carlos Escotet y Gustavo Cisineros; así pues, el ex presidente chileno Sebastián Piñera es el quinto hombre más rico de Chile y 859avo del mundo.

En Perú existen 6 multimillonarios en la lista de Forbes; encabezando la lista y hombre más rico de Perú es el empresario Carlos Rodríguez-Pastor Persivale, líder de Intergroup Financial Services Corp., empresa propietaria de Grupo Interbank y un centenar de empresas en Perú entre los que destacan Hoteles Casa Andina y los Colegios Innova School; posee una fortuna de 3.4 mil millones de dólares. El segundo hombre más rico de Perú es Vito Rodriguez Rodriguez dueño de Leche Gloria entre otras empresas; le sigue en tercer lugar la mujer más rica del Perú, Ana Maria Brescia Cafferata, quien tiene el 30% del holding Inversiones Breca S.A. Dueña del Banco Continental, que posee la mayor participación del Banco BBVA Continental de Perú, parte del grupo BBVA. En cuarto lugar de Perú se encuentra Jorge Rodriguez Rodriguez hermano de Vito Rodriguez Rodrigues y copropietario de Gloria y varias empresas e inversiones; entonces, en quinto lugar se encuentra Eduardo Hochschild es ingeniero mecánico, estudió en Boston, es presidente ejecutivo del Grupo Hochschild Mining, también es presidente y accionista mayoritario de Cementos Pacasmayo; el Grupo Hochschild Mining que nació en Perú se expandió a Argentina México y Chile y actualmente cotiza en la Bolsa de Londres. Finalmente, el sexto hombre más rico del Perú e integrante del exclusivo club de las tres comas es el dueño de Belcorp, el señor Eduardo Belmont Anderson.

Espero que les haya gustado; si desea descargar una tabla con la lista completa de los hombres más ricos de Latinoamérica, haga clic aquí; y si desea revisar la lista completa en la pagina de Forbes, haga clic aquí. Si le gustó leer esto, por favor comente y comparta en sus redes sociales.

Todos los derechos reservados 2019 - Gonzales Aparicio y Asociados Servicios de Asesoría Financiera y Marketing.