Diferencia entre crédito y préstamo

Diferencia entre crédito y préstamo

Diferencia entre credito y prestamo

Con frecuencia en América latina se suele confundir el crédito bancario con el préstamo bancario; sin embargo, existe mucha diferencia entre ambos conceptos; y, en la mayoría de países de América Latina y España la diferencia suele ser la misma. Ambas son operaciones activas de la banca y consisten en la colocación dinero de una agente superavitario en un cliente deficitario, para ganar los intereses resultantes de dicha colocación; no obstante, la diferencia se encuentra en como se entrega dicho crédito.

Intuitivamente toda persona sabe que un crédito es algo así como una tarjeta de crédito que es entregada a un cliente; sin embargo, no todos saben que (por ejemplo) un crédito hipotecario, es en realidad un préstamo. Entonces definamos cada uno de ellos para encontrar una definición adecuada.

VIDEO

¿Qué es el préstamo o mutuo?

El préstamo también conocido como mutuo, es una operación activa que:

De acuerdo al Código Civil Peruano, el mutuo es un contrato por el cual el mutuante, prestamista o prestador se obliga a entregar al mutuatario, mutuario o prestatario una cantidad de dinero o bienes consumibles a cambio de que se le devuelvan otros de la misma especie, calidad o cantidad. En el préstamo bancario, el cliente recibe del Banco (en un solo acto) una determinada cantidad de dinero con el compromiso de devolver su importe más los intereses y comisiones convenidos en las fechas pactadas. El importe total contratado por el cliente es depositado en una cuenta y los intereses son calculados sobre la totalidad del préstamo.

En el Perú, los préstamos son productos bancarios con mucha demanda, son la fuente de financiamiento por excelencia, tanto de personas naturales (físicas) como jurídicas. Por lo general, las entidades financieras los otorgan exigiendo garantías personales (avales y fiadores) o reales (hipoteca, garantía mobiliaria / prenda y anticresis).

Las entidades financieras han recogido las diversas necesidades de sus clientes y en base a una sectorización por diversos factores están logrando satisfacerlos. Entre los tipos de préstamo más difundidos destacan: El préstamo de consumo, hipotecario, vehicular y de consumo. (Betancourt Kanashiro, C.[1])


[1] Abogado por la Universidad de Lima. Máster en Derecho de Los Negocios por la Universidad Francisco de Vitoria (España) y Máster en Negocio Bancario y Agente Financiero por la Universidad de Alcalá de Henares (España). Becario de la Fundación Carolina 2009/2010.

En virtud de esto, se puede entender que es préstamo toda operación en la que el dinero es entregado en su totalidad (de forma obligatoria) tras la firma del contrato y que se resuelve a pagar la totalidad del capital, intereses, comisiones y gastos pactados en el contrato.

¿Qué es el crédito?

Cuando hablamos de crédito, podemos establecer que también se trata de un contrato entre el intermediario y el deficitario, que se puede definir de la forma siguiente:

El crédito bancario es aquel contrato por el cual un banco pone a disposición de su cliente, a solicitud de éste y dentro de un límite pactado, cantidades de dinero dentro de un periodo preestablecido; por su parte, el cliente se obliga a pagar ciertas comisiones e intereses del saldo utilizado y de devolver el saldo líquido al culminarse la relación contractual.

En muchos países de Latinoamérica se confunde con frecuencia el Crédito con el Préstamo; incluso en países como Perú, México y Argentina los términos son equiparados como si fueran sinónimos; sin embargo, éstos se diferencian básicamente porque en el Préstamo el banco hace entrega en una sola vez, de una cantidad determinada de dinero, debiendo el cliente devolver dicha suma; a diferencia del crédito, en donde el banco pone a disposición del cliente hasta una determinada cantidad, pudiendo el cliente usarla paulatinamente, según sus necesidades.

Como se indicó, en la práctica bancaria peruana se emplea como término genérico “crédito” para referirse tanto a préstamos como créditos; pudiéndose observar oferta de productos denominados “Créditos Hipotecarios”, “Créditos Vehiculares”, “Créditos Personales”, los cuales en realidad son préstamos por ponerse el dinero a disposición del cliente por un monto determinado en un solo acto, no dándole la posibilidad al cliente de utilizarlo paulatinamente según su conveniencia. (Betancourt Kanashiro, C.[1])


[1] Autor Citado.

Erick Gonzales

Dejar una respuesta